Los errores más comunes al cocinar arroz

Inicio > Comida
Los errores más comunes al cocinar arroz

Sin lugar a dudas el arroz es de los alimentos más deliciosos que se cultivan en los pantanos. Y no es un elogio a la ligera, ya que prácticamente en todas las culturas se ha adoptado al arroz como uno de los cereales básicos para la alimentación cotidiana.

Desde los arrozales en el norte de Asia hasta los campos de cultivo de Sudamérica, hay tantos tipos de arroz como lugares donde se cultiva, y de igual manera las formas de preparación son infinitas; por ejemplo, tenemos el clásico arroz frito típico de la comida china o el condimentado y cremosos risotto de la gastronomía italiana.

Sin embargo, aunque todo mundo ama el arroz, lo cierto es que solo un pequeño porcentaje de las personas puede presumir que puede prepararlo correctamente. Es por eso el día de hoy te tramos un artículo sobre los errores más comunes al cocinar arroz que te ayudarán a prepararlo de forma correcta sin morir en el intento.

Seleccionar las ollas y los utensilios de cocina incorrectos

La clave de un buen arroz no solo se limita en la técnica, sino también en las herramientas que utilizas para prepararlo.

Lo recomendable es prepararlo en una olla de fondo ancho ya que distribuirá de mejor forma el calor. De igual forma se pueden encontrar en el mercado ollas y vaporeras diseñadas específicamente para preparar arroz; si tienes el dinero, no hay duda que valen la pena adquirirlas.

En el caso de que busques un sabor más auténtico a las recetas originales, puede que necesites utensilios como palas, recipientes y vaporeras de bambu. Aunque no son económicos, sí marcan la diferencia.

Medir mal

Hay una frase que dice: “La cocina es comparable con un laboratorio”. Al menos en el caso de la preparación del arroz esto puede ser cierto.

Cuando midas el arroz, trata de usar la misma taza para medir el agua. Con esto evitaras diferencias en las proporciones recomendadas de la receta.

No lavar el arroz

Habitualmente se cree que se debe de lavar el arroz por todos los productos industriales como pesticidas y químicos que se utilizan al cultivarse, sin embargo la verdadera razón por la que debes hacerlo es para eliminar el exceso de almidón y tierra.

El excedente de almidón lo que ocasiona es que los granos se peguen y se vuelvan pastosos. Mientras tanto, el polvo y la tierra puede interferir en el sabor final y en la textura del platillo.

También lavarlo reduce considerablemente los tiempos de cocción en algunas variedad de grano; algo que se agradece mucho si eres una persona ocupada.

Solamente cuando lo mencione explícitamente en el empaque (por ejemplo, arroz de sushi) o cuando el arroz sea precocido, no es necesario lavarlo. Fuera de estos casos no está de más enjuagarlo con un poco de agua.

Excederse con la temperatura

El cocinar demasiado rápido puede ocasionar que los granos se abran de golpe. ¿Y esto en qué afecta? Se libera el almidón y la textura del arroz puede arruinarse completamente.

Para evitar estos problemas, lo ideal es no sobrepasar la temperatura del punto de ebullición.

Cocinar distintos tipos de arroz en el mismo plato

Mezclar distintos tipos de arroz es comparable con utilizar papas o zanahorias en vez de manzanas en un pie de manzana. ¿Tú lo harías? Lo lógico es que no.

Y no hablamos de diferencias entre el “arroz blanco” y el “arroz integral”, sino que incluso entre el grano corto y el largo hay una gran diferencia al cocinarlo. Es por eso que nunca deberías mezclarlos en una misma olla.

Quitar la tapa mientras se cocina

Entre los pasos básicos de la preparación del arroz al vapor de toda la vida es dejarlo que se cocine con el vapor (valga la redundancia). Pero al levantar la tapa constantemente se liberará la presión y el vapor necesario para que los granos queden perfectos.

Como bien lo explica el chef John Schlitzmann:

“La relación entre el agua y el arroz está muy bien cuidada para que se genere el vapor suficiente que se necesita en la cocción. A menos de que necesites condimentar, lo recomendable siempre es dejarlo en paz y para nada levantar la tapa cada 5 minutos para ver si ‘ya está’. Con esto evitarás un arroz crudo y seco”

No condimentar el arroz

Hay una discusión popular sobre si se debe condimentar el arroz desde la olla o cuando esté terminado. Al final dependerá de cada quien, pero siempre debes sazonarlo aunque sea solo con sal.

Además de acentuar los sabores, la sal también ayuda mucho en la preparación.

Una cosa importante que hace la sal es interferir y cortar el proceso por el cual los almidones se unen y conectan convirtiéndose en gelatina. Por eso muchos cocineros profesionales llegan a salar a niveles casi oceánicos el agua para preparar el arroz.

Incluso preparaciones que a simplemente son muy simples como lo es el arroz para sushi, necesita sazonarse con arroz, sal, azúcar y vinagre.

Revolver mientras hierve

 

Si el arroz que preparas parece más engrudo que algo verdaderamente comestible, puede que sea esta una de las razones.

A menos de que sea un risotto o la receta lo mencione específicamente, es un grave error revolver el arroz cuando está hirviendo ¿Por qué?

El mezclar cuando el agua está en punto de ebullición puede ocasionar que el almidón del arroz se active, es decir, se espesará el líquido y no se evaporará correctamente. Y sin el vapor suficiente, como se mencionó anteriormente, no se cocinará bien.

No dejar reposar

Una de las razones más comunes por las cuales el arroz sale “pastoso” y “grumoso” es que no se dejó reposar el tiempo adecuado.

Lo correcto es que cuando se consuma completamente el agua se debe dejar enfriar entre 15 a 20 minutos (dependiendo de las porciones). Con esto se terminará de cocer y la textura de los granos será la correcta.

También para que se vuelva esponjoso, en la etapa de reposos es recomendable mezclar el arroz ligeramente con una pala o un tenedor. De esta forma los granos secos de la superficie se mezclarán con los húmedos que están al fondo.

Para cualquier duda sobre la preparación, no olvides leer las instrucciones que en todas las bolsas de arroz están impresas. Aunque el principio de cocción es básicamente el mismo para cualquier tipo de arroz, puede que tengan algunas peculiaridades que debas tener en cuenta.

 

Te puede interesar