15 Consejos que te ayudarán a aumentar tu productividad

Inicio > Psicología
15 Consejos que te ayudarán a aumentar tu productividad

Sé más eficiente y productivo sin dolor

Uno de los problemas más comunes de la sociedad moderna es la “falta de tiempo”. O bueno, eso es lo que normalmente las personas más se quejan.

Y lo cierto es que realmente no falta tiempo, sino un verdadero manejo de las prioridades. Como lo explica bien la autora y coach de desarrollo personal Celestine Chua:

“Al final del día todos tenemos 24 horas, pero la diferencia está en cómo las ocupas o como las desperdicias”

¿Deseas aumentar tu productividad y que te rinda más el tiempo? En este artículo te traemos una lista de consejos que te harán exponencialmente más eficientes. Aunque no tengas la posibilidad de poner a prueba todos los consejos, es recomendable adaptar los puntos que más te interesen en tus hábitos diarios.

1 Siempre ten un plan

Una forma fácil y rápida de potencializar tu productividad es tener un plan. Así de sencillo.

De acuerdo a la mayor parte de los expertos que se dedican a la organización del tiempo, la principal fuga de productividad se vive antes de iniciar las tareas. El periodista Jonathan Long de la revista Entrepreneur lo explica:

“El siemple hecho de no saber con qué tarea comenzar el día, te hará perder valiosos minutos que más tarde probablemente te hagan falta ”

Aunque muchas veces por la naturaleza de tu trabajo tengas que improvisar y salirte de lo que tenías planeado, el tener una idea más o menos clara de lo que debes hacer te servirá para saber tus prioridades y objetivos (se explicara más adelante).

2 Separa las tareas urgentes

Otra acción importante para mejorar tu eficiencia es tener muy bien identificadas tus prioridades y aquellas tareas que no son tan urgentes.

Todo aquello que estás obligado/a a terminar es en lo que vas a enfocar la mayor parte de tu tiempo. Mientras tanto, lo que no es tan primordial siempre debes hacerlo al terminar lo importante o en tus ratos muertos que no tengas mucho que hacer.

3 Crea una lista

Ya que sepas tus tareas, es momento de crear una lista de “cosas para hacer” o también conocida en inglés como “things to do”.

Para crear tu lista, en una hoja de papel anota tus tareas prioritarias y los objetivos que tienes para el día. De igual manera es recomendable ponerle fecha de inicio y de fin a cada actividad.

Por cierto, un consejo importante: ten como máximo 5 tareas en tu lista. Un error que cometen las personas cuando empiezan a agendar su día es que ponen demasiadas actividades. Además de que siempre será más fácil hacer la menor cantidad de actividades posibles, el tener muchas actividades para terminar te puede terminar frustrando.

4 Depura la lista

Ya que tienes tu lista de actividades, vuélvela a leer y analiza si las tareas que anotaste realmente son necesarias o solo te harán perder tu valioso tiempo.

Irónicamente si analizas bien lo que has anotado es bastante probable que termines borrando una o dos tareas de tu lista. Casi siempre sucede.

5 Las tareas más complejas y estresante de inicio

Muchos creen que a idea matemática de la propiedad conmutativa de la multiplicación, es decir: “el orden de los factores no artera el producto”, aplica en todos los aspectos de la vida. Pero en este caso, el orden de las tareas sí importa en las listas.

La mayoría de los expertos coinciden que siempre las actividades primordiales que tienen más desgaste debes hacerlas al inicio. ¿Por qué? Cuando las termines, todo lo demás será más simple (y de paso disminuirá bastante tu estrés y presión psicológica de terminar).

6 Adiós distracciones

Otro pequeño cambio que mejorará bastante tu productividad y eficiencia es eliminar las distracciones que tienes a tu alrededor.

Cosas tan habituales para nosotros como Facebook, Twitter, WhatsApp, Instagram, la radio, televisión y demás, básicamente absorben gran parte de tu tiempo y energía.

Inténtalo. La próxima vez que tengas hacer algo que necesite tu atención, apaga tu teléfono, cierra la pestaña de Facebook, YouTube y correo electrónico.

Al hacerlo, además de que harás mejor tu trabajo, también te ayudará a terminarlo más rápido. Tenlo en cuenta.

7 Haz varias tareas si no es necesitas estas concentrado

En nuestro día a día hay actividades de relativa importancia que no requieren un esfuerzo mental tan grande, por ejemplo, hacer ejercicio, pasear al perro, recoger la casa, lavar la ropa, cocinar, etc. Es en estos casos cuando puedes hacer varias tareas al mismo tiempo para aprovechar de mejor manera el día.

Por cierto, es recomendable hacer todas estas tareas en un bloque de tiempo en concreto. Es decir, por ejemplo, durante un lapso de una o dos horas. Esto con el fin de que no te quiten más tiempo de tus tareas más importantes.

8 Adopta algún sistema de aumento de productividad

Es posible que necesites un método bien estructurado para agendar tu día y por fortuna, hay muchos métodos y tácticas interesantes de aumento de productividad que se adaptan a cualquier tipo de persona.

Uno de los más conocidos y estudiados es el “Método Pomodoro”. Si no lo conoces, no te preocupes el proceso es muy simple: trabajas durante 25 minutos y luego tomas un descanso de cinco minutos. Cada sesión de 25 minutos se llama pomodoro y después de cuatro pomodoros, tomas un descanso de 15-20 minutos.

La idea clave de este método es mantenerte enfocado sin saturarte la mente. De ahí viene su efectividad.

9 Prepara todo antes de iniciar

Hay una frase que dice: “las guerras se ganan desde la preparación”. Y en el campo de la productividad también aplica.

Al iniciar tu trabajo, es fundamental que tengas todo lo que necesites a mano para perder el menor tiempo posible.

Según estudios del Departamento de Desarrollo Profesional de la Escuela Haas de Negocios de la Universidad de Berkeley, la eficiencia de un trabajador promedio aumento de entre 20% a 35% por el simple hecho de tener todo lo necesario antes de comenzar el trabajo.

Así que, siempre intenta dejar todo preparado desde antes. A la larga te ahorrará mucho tiempo.

10 Despiértate temprano

Como dice el dicho popular: “A quién madruga, Dios lo ayuda”

Si tienes la oportunidad, escucha o lee una entrevista de algún empresario importante que se la pase la mayor parte de su tiempo ocupado, te darás cuenta que siempre va a decir “Me levanto muy temprano”. Pero ¿Por qué?

El levantarte más temprano te puede abrir una ventana de tiempo muy valiosa. Además, mejorará tu puntualidad y tendrás la ventaja de que no habrá tanto gente o ruido que te distraiga.

11 Date recompensas para motivarte

Como lo hizo el científico ruso Ivan Pavlov en su experimento con perros, el condicionamiento puede cambiar completamente nuestro enfoque que tenemos sobre algún comportamiento o idea.

Un incentivo animará mucho las cosas y no las hará ver tan pesada. Luego de una ardua serie de trabajo, intenta recompensarte con un dulce, una taza de café o cualquier otra cosa que te haga sentir bien.

Por cierto, visita nuestro artículo ¿Cómo mantenerte motivado siempre?

12 No pienses y solo hazlo

Si te consideras como un procrastinador, este consejo es bastante importante  para ti.

Habitualmente en cualquier actividad siempre lo más difícil es el inicio. Es decir, tal vez no te apetezca hacer la tarea para la universidad o releer los informes del trabajo, pero luego de unos minutos después de iniciar la tarea por alguna “extraña razón” te deja de molestar y lo empiezas a hacer de forma mecánica.

13 Aliméntate bien, haz ejercicio y descansa

Si buscas una productividad total, debes intentar conseguir la mayor cantidad de energía siempre: tanto física como mental.

Para mejorar tus niveles de energía, trata de dormir por las noches, sal a correr, ve al gimnasio y come alimentos nutritivos. Poco a poco verás que tendrás más combustible para terminar todas tus tareas y evitarás que a la mitad del día te sientas agotado/a y sin ánimos de trabajar.

Otra opción popular son los suplementos y las tabletas multivitamínicas. En estos casos no olvides consultar primero a tu médico.

14 Ten un reloj/cronometro a mano

Algo tan simple como es un reloj con cronómetro te puede ayudar bastante en tu camino para mejorar la productividad.

Saber y estar consiente de cuánto tardas para terminar una tarea, aparte de organizarte mejor, te servirá para saber qué aspectos te quitan más tiempo y cómo puedes hacer la tarea mucho más eficiente.

15 Practica, practica y practica.

Puede que algunos de los consejos de la lista en un inicio no sean tan efectivos o sean un poco difíciles de hacer. Si es así no te preocupes, porque al final con la práctica será más sencillo. Como bien dice el dicho: “La práctica hace al maestro”

Por ultimo, si llegas adoptar estas creencias como hábitos, seguramente te volverás una persona más productiva en cualquier aspecto en tu vida. No dudes  en ponerlos a prueba.

Te puede interesar